Torrentada

Fotoperiodismo

En la noche del 9 de octubre de 2018 unas abundantes precipitaciones muy concentradas hicieron que el torrente de na Borges (Mallorca) se desbordara por segunda vez en 20 años. Esta ocasión se llevó consigo la vida de 13 personas (entre ellas la de un niño de 5 años y a su madre). También causó daños materiales muy importantes, y dejó una huella en todos los vecinos de esa zona.

Cuando ocurrió estaba anocheciendo y  había decidido no ir al gimnasio por las fuertes lluvias. En un momento dado se fue la luz, y empezaron a llegarme vídeos a través de Whatsapp de coches arrastrados por el agua. El terror se apoderaba de mi mientras empezaban a llegar las noticias de los primeros desaparecidos.

Inmediatamente la mañana siguiente cogí la cámara y me dirigí hacia ese pueblo, de donde tengo algunos amigos de la infancia. Al llegar la imagen fue devastadora. Todo el suelo estaba lleno de barro, parecía una zona de guerra. Me llamó especialmente la atención la forma en la que estaban apilados los coches, que parecían un amasijo de metal y cristales.

En las puertas de las casas (abiertas) es donde se vio realmente el alcance de los daños. Había gente que directamente lo habían perdido todo y tenían que hacer una selección de los muebles y objetos personales que podían guardar o que tenían que tirar por estar destruidos.

 

Cuesta imaginar todas aquellas imágenes que se llevó el agua, todos esos álbumes familiares, todos esos objetos que significaban algo... En fin, esta fue mi manera de devolvérselas a sus dueños, de inmortalizar un momento que marcó un antes y un después en esta pequeña isla.

 ©️ Miquel Jaume, 2019

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now